La niña de la funeraria

Todas las personas viven acontecimientos rutinarios día a día,pero no al protagonista de esta historia. (Basada en hechos reales)

Esta historia comienza con un joven trabajador (al que llamaremos Carlos) de una funeraria en Tegucigalpa, a quien un día normal de trabajo se convirtió es una experiencia que jamás olvidará

Todo transcurre en una fría y tranquila noche de diciembre en una funeraria local, al caer la madrugada y no tener trabajo el personal se dispuso a descansar menos uno de ellos, Carlos, quien era el preparador. Decidió quedarse un rato más esperando por si alguien llegaba a necesitar sus servicios y efectivamente así fue.


No pasó mucho tiempo cuando escuchó ruidos en la entrada principal, la cual era una puerta de vidrio y con el frío de la madrugada estaba empañada. Mientras el joven preparador se acercaba, notó que la silueta se hacía más pequeña, que al tener más claridad vio que era una niña con un vestido blanco, lo más parecido a una princesa y para el asombro del preparador la niña estaba sola, pero antes que él pudiera pensar algo la niña se fue corriendo y a los pocos minutos llegó un vehículo fúnebre por lo que el preparador pensó que la niña era familia del difunto que venía en camino.

Paso siguiente el joven se dispuso a organizar sus material de trabajo. Al entrar a la sala de preparación se encontró sobre el mesón un ataúd que no llegaba ni al metro de largo. En ese momento el preparador sintió un frío que recorría cada vértebra de su cuerpo hasta erizar la piel y con sentimientos encontrados se fue acercando poco a poco mientras su respiración se aceleraba cada vez más.

Al abrir el pequeño ataúd se le desencajó el semblante con ojos de horror y desconcierto estaba la niña, si esa misma niña que minutos antes vio jugueteando en la puerta de vidrio y vestida tal cual la observó . Y sin decir ni una tan sola palabra la sacó del ataúd y se dispuso a prepararla, ya que fue víctima de un fatídico accidente de tránsito, en el cual un conductor ebrio la arrolló con su vehículo y se dio a la fuga. Pero desde ese día Carlos, el preparador, cuenta que para su aniversario de fallecimiento siempre ve a la niña jugando en la sala de preparación.

¿Tú cómo habrías reaccionado?


Si tienes historias para compartir, puedes escribirnos a nuestro correo archivosenigma@gmail.com


Episodio recomendando


 

Recuerda que puedes seguir a Fernando en sus redes Tiktok.com/@paranormalhnoficial y en Instagram: paranormal_hn




15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo