"Era un ser sombrío sin rostro y flotaba enfrente de nosotros"

Actualizado: 7 dic 2021

Experiencia personal por parte de uno de nuestros colaboradores donde narra sus encuentros paranormales con seres de otras dimension (seres sombra, seres de baja vibración).






Tuve en dos ocasiones de mi vida la suerte, si se puede llamar así, de ser testigo de la presencia de las entidades "sombra", también conocidos como "Shadow People". Hay infinidad de registros de muchas personas que relatan sus experiencias paranormales con estos seres. Muchos afirman que estos seres se aparecen cuando estamos a punto de quedarnos dormidos o durante lo que se conoce como "parálisis del sueño". Algunos les llaman tulpas, otros les dicen demonios. Honestamente no estoy 100% de si son demonios, seres desencarnados o qué exactamente. De lo que sí estoy seguro es que esos seres o entidades existen y son más reales de lo que uno piensa.


La primera vez que me crucé con uno de esos seres fue hace varios años atrás cuando aún no me había iniciado en el camino espiritual ni en el despertar de la consciencia. Eran tiempos distintos y yo era una persona completamente distinta a quien soy ahora. En esa época solía salir de fiesta todas las semanas. Cada noche que me era posible salía de casa durante horas y pasaba mi tiempo con "amigos" que no eran en realidad mis amigos sino tan sólo compañeros de fiesta. Solíamos consumir drogas, alcohol y sustancias dañinas para nuestra mente y cuerpo; y pasábamos horas en los bares, clubes y discotecas viviendo una vida de desenfreno, una vida banal y materialista dedicada a la búsqueda de placer inmediato. Fue en una de esas noches de fiesta, al salir de una discoteca, que me crucé con uno de esos seres por primera vez. Éramos tres los que salíamos de la fiesta, caminábamos de regreso por la calle hacia un lugar donde pudiésemos tomar un taxi para retornar a nuestras casas cuando de pronto nos detuvimos los tres al mismo tiempo ya que pudimos observar al frente de nosotros en plena calle algo que jamás habíamos visto antes.


El ser sombra tenía aproximadamente dos metros de alto. Era como los dementores de las películas de Harry Potter, aquellos seres que absorben la energía de los magos y brujas. Mis amigos y yo nos quedamos impactados. Recuerdo que ni siquiera intercambiamos palabra alguna solo una mirada de shock ya que los tres podíamos ver lo mismo. Al comienzo pensé que estaba alucinando por el alcohol y los estupefacientes, sin embargo al ver la cara de ellos dos me di cuenta que no era una alucinación ni una ilusión óptica, los tres estamos observando lo mismo y siendo testigos de la presencia de una entidad oscura, un ser de sombra.


Mis amigos y yo volteamos para vernos las caras una vez más. Impresionantemente no teníamos miedo, era más bien una especie de sensación de intriga y asombro ser testigo de la presencia de aquello que teníamos enfrente. La entidad estaba en mitad de la calle, flotando en la mitad de la nada, no tenía pies, más bien parecía que alguien estuviera sujetando algo una especie de túnica desde arriba. Pero no era así, esa entidad podía moverse y flotaba en el aire. No tenía ojos ni rostro pero era obvio que podía vernos y sabía que estábamos ahí mirándole. Puede sonar extraño pero creo que la entidad estaba también impresionada de que pudiésemos verle. Era como si la entidad tuviese un poco de miedo y tratase de ocultarse de nosotros, ya que al darse cuenta de que nosotros estábamos caminando de frente hacia ella, salió huyendo de nosotros. Se dirigió hacia una casa cercana que estaba completamente sucia y desordenada, supongo que probablemente estaba abandonada porque no se veía como si alguien la hubiese habitado en un buen tiempo. Avanzamos hasta la casa y una vez ahí nos miramos con asombro y uno de nosotros preguntó:


¿Qué era eso?.... No lo sé, respondí. Un fantasma tal vez.

No estaba seguro de lo que era. Pero era obvio de que eso no era humano.


Pasó el tiempo y nunca más hablamos del tema. Simplemente quedó ahí como una experiencia extraña que nos sucedió pero nunca más hablamos de aquello. Aunque estoy seguro de que ninguno de los tres olvidaremos jamás ese encuentro.


Mi segunda experiencia con esos seres fue este año en el mes de mayo. El día de la madre para ser más exacto. Durante esa época yo estaba pasando una etapa no muy bonita de mi vida, aquella etapa del despertar espiritual donde uno se aísla y no quiere aceptar la realidad que le rodea ya sea por temor o angustia. Almorcé con mis padres ese día. Comimos pollo a la brasa, un plato típico de mi país. Fue un almuerzo bastante rico que me dejó el cuerpo pesado y con ganas de tomar una siesta. Esa sensación de querer dormir después de comer una comida copiosa. Recuerdo estar acostado en mi cama escuchando un audio de meditación guiada, cuando de pronto ya con los ojos cerrados sentí algo muy extraño.


Estaba en ese momento exacto cuando uno se va a dormir entre dormido y despierto cuando sentí una luz dorada a mi alrededor y sentí como salía de mi cuerpo físico. Esa tarde experimenté lo que se conoce como viaje astral. No voy a entrar en detalles sobre esa experiencia porque es bastante información al respecto, el punto es que durante mi viaje astral, para ser más específico ya cuando el viaje estaba por finalizar después de experimentar cosas que jamás había experimentado y vagar por el plano energético regresé a mi habitación pero esta vez mi habitación lucía diferente. Se veía más oscura y como si fuese una celda de una cárcel. Me di cuenta que estaba en lo que se conoce como bajo astral. Cuando de pronto vi pasar por la cortina una sombra de unos dos metros de altura. Fue tal mi impresión al ver eso que rápidamente trajo a mi memoria la experiencia anterior. Quedé impresionado y sorprendido de ver aquella entidad. No tuve miedo por supuesto, pero sí mucho asombro y mucha curiosidad, y una tremenda sensación de familiaridad.


He investigado mucho sobre el tema de estas entidades. Algunos dicen que son generados por nuestra propia energía al pasar por experiencias con emociones fuertes como el dolor, el miedo, la ira, etc. Algunos otros dicen que son arcontes y son seres que se alimentan de nuestra energía. Ahora que lo pienso tiene mucho sentido el porque le vi la primera vez afuera de una discoteca. Los bares y discotecas son lugares donde la gente consume muchas sustancias y lugares cargados de energía. Mucha gente se droga y es esclava de adicciones en esos lugares. Tiene sentido que esos seres estén ahí puesto que ellos consumen esa energía para subsistir.

Esas son las dos únicas veces que les he podido ver. Una vez durante una madrugada de fiesta regresando a casa y otra en un viaje astral. Definitivamente una experiencia que te abre la mente y te deja sin palabras.


Si te gustó este artículo y quieres ya sea leer o escuchar más experiencias paranormales e investigaciones de misterio puedes encontrarlas en el blog y podcast de los Archivos Enigma.


Episodio recomendando:




30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo